Padre Mario Lazo recibe homenaje póstumo por labor pastoral en defensa de los Derechos Humanos

El pasado 09 de mayo, la I. Municipalidad de San Felipe realizó un homenaje póstumo al Presbítero Mario Lazo, por su inclaudicable labor pastoral en defensa de los Derechos Humanos, trabajo realizado entre los años 1973 a 1988. En una primera etapa, el sacerdote fue parte del Comité Pro Paz y posteriormente participó en la Vicaria de la Solidaridad.

 

El Padre Mario Lazo se destacó por su trabajo pastoral en diferentes comunidades nació el 1º de Junio de 1935 y fue bautizado en la Parroquia Catedral el 03 de Septiembre de 1935, por el párroco Pbro. Guillermo Echeverría Moorhouse.  “El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha enviado a Evangelizar a los pobres”  Ese es el lema con que el Padre Mario Lazo, un 24 de Abril de 1971, fue ordenado sacerdote mediante la  imposición de las manos del Padre Obispo Enrique Alvear Urrutia, Obispo de la diócesis de  San Felipe. Tras ser ordenado sacerdote, el 24 de abril de 1971, desarrolló su ministerio sacerdotal en la Parroquia Cristo Resucitado de San Felipe, en la Parroquia Santa Clara de Santiago, Párroco de Nuestra Señora del Carmen  de Placilla, Vicario Ecónomo de la P. San Luis Rey de Francia, Vice-Rector del Seminario Diocesano, Párroco en la Parroquia de Sagrado Corazón de Chincolco, Párroco de la Parroquia Santo Domingo de La Ligua, Responsable y Moderador del Equipo Parroquial de P. Santo Domingo de La Ligua, con presencia en las parroquias de:  Santa Ana de Longotoma, Nuestra Señora del Carmen de Placilla y de San Luis Rey de Catapilco, Administrador Apostólico de la Parroquia Santa Teresa de Jesús, de Zapallar , Párroco de la Catedral y San Lorenzo el Ingenio, de Cabildo, hasta 08 de abril de 2012 fecha de su fallecimiento.

Esta ceremonia, que tuvo lugar en el Club Árabe de San Felipe, fue el justo homenaje a varias personas que durante este complejo periodo de la historia de nuestro país desempeñaron una importante labor en defensa de cientos de víctimas de la represión política que ocurrió en Chile. Frente a esta situación la Iglesia realizó una importante labor a través de la Vicaria de la Solidaridad, organizando la defensa penal, la interposición de recursos de amparo, el cobijo, la ayuda psicológica y la solidaridad con las familias de los afectados.

Además fueron homenajeados en esta ocasión: Sergio Jara, Mary Gunn, María Angélica Saa, Jorge Jara quienes trabajaron en la Vicaria de la Solidaridad, junto a Guillermo Muñoz, José Freire, Julio Concha y Franklin Ruiz. Estas personas entregaron información de los detenidos y orientaban a las familias ante la desaparición o secuestro. Su labor cobró gran importancia a la hora de establecer judicialmente lo ocurrido con las víctimas, ya que fueron ellos los que sostuvieron los casos de violaciones de DDHH en Chile y en Aconcagua, exponiéndose  ellos a los riesgos y peligros que involucraba realizar esta labor.

 

Escríbanos sus comentarios o sugerencias a:
contactos@parroquialaligua.cl

Redes Sociales

Radio On Line