Mons. Cristián Contreras Molina, 22 años de misión episcopal

Con su lema Episcopal El Señor me envió, la Iglesia de Aconcagua y Petorca celebraron este viernes 4 de julio el 22° Aniversario de Ordenación Episcopal de su Obispo Cristián Contreras M. con una solemne misa en la Parroquia de San Esteban.

Este viernes 4 de julio la Iglesia de San Felipe y Petorca celebraron el 22° aniversario de Ordenación Episcopal de su Pastor Mons. Cristián Contreras Molina O. de M. quien fuera consagrado Obispo de la Iglesia el día 5 de julio de 1992 por Mons. Carlos Oviedo Cavada O. de M. Las celebraciones se iniciaron por la mañana en dependencias de la Casa de Ejercicio Juan XXIII, donde el personal del Obispado de San Felipe invitó a Mons. Cristián Enrique Contreras Molina a compartir un desayuno.

 

En la oportunidad los cerca de 30 trabajadores del obispado dieron muestras de cariño al pastor, agradeciendo la cercanía, simpatía, preocupación y disponibilidad a escuchar a cada uno de los que lo han necesitado. Con ello renovaron su compromiso hacia el pastor y la Iglesia para seguir trabajando en la misión del anuncio de Cristo. Una vez finalizado el desayuno con el personal, el Padre Obispo se trasladó hasta la sede de la Curia de San Felipe, donde recibió el saludo protocolar que cada año en su aniversario episcopal hace el Sr. Patricio Freire, Alcalde de la I. Municipalidad de San Felipe. En la ocasión ambas autoridades renovaron el compromiso de colaboración para que tanto la Comuna como la Iglesia peregrina de San Felipe crezcan en justicia y fraternidad.

Por la tarde los festejos se centraron en la Parroquia San Esteban Mártir de la comuna de San Esteban. Hasta el lugar llegaron casi la totalidad del presbiterio diocesano junto a comunidades de vida religiosa y laicos de todos los puntos de la Diócesis de San Felipe de Aconcagua para celebrar una solemne misa en la víspera del aniversario del Obispo Diocesano. Pasadas las 19 horas el Padre Mauricio Cruz Lola invitó a Mons. Contreras a salir al atrio del templo donde los esperaba una banda instrumental conformada por niños del lugar para tocar en su honor el cumpleaños feliz. Tras el saludo musical, el Padre Obispo se dispuso a iniciar la celebración Eucarística.

En su Homilía, el Pbro. Vicente Montenegro Lazo, Vicario Pastoral de la Diócesis, destacó el esfuerzo de Mons. Contreras por vivir su lema episcopal: “El Señor me envió”. Citando algunos documentos magisteriales el padre Vicente dijo que “el Obispo es al igual que la Iglesia sujeto directo de la fe y que por ello el Pastor ha sido fiel a ese envío que el Señor le encomendó en Aconcagua desde el años 2002”. “Detrás de esa cara serena y esa sonrisa amable también ha brillado la cruz de Cristo… Padre Cristián: Sin Cruz no se llega a la gloria, sin Cruz no hay felicidad ni hay resurrección”. Afirmó el Vicario Pastoral al hacer alusión a los momentos difíciles vividos por el Obispo al ser acusado falsamente y de la cual la Santa Sede y el Ministerio Público de Chile han concluido la ausencia de elementos incriminantes decretando la falsedad de estas acusaciones.

Finalmente concluyó recordando las palabras de Pablo VI cuando dijo que: “El esfuerzo orientado al anuncio del evangelio a los hombres de nuestro tiempo, exaltados por la esperanza pero a la vez perturbados con frecuencia por el temor y la angustia, es sin duda alguna un servicio que se presta a la comunidad cristiana e incluso a toda la humanidad”. La celebración prosiguió con la presentación de las ofrendas que cada año en esta ocasión las parroquias hacen y que a petición del Obispo fueron en alimentos no perecibles que se hacen llegan a las familias pobres que el Obispo visita y/o llegan hasta la Pastoral Social en busca de ayuda de la Iglesia. Un regalo desde Roma Antes de impartir la Bendición al Pueblo de Dios, Mons. Cristián Contreras recibió el saludo del Padre Mauricio Cruz, Párroco del lugar, quien a nombre de su parroquia le hizo entrega de una Cruz Pectoral de Plata traída desde Roma y que es réplica de la Cruz que usa el Santo Padre Francisco.

Finalizada la Santa Misa los asistentes se trasladaron hasta el Liceo de San Esteban donde se brindó un compartir fraterno con el Padre Obispo Cristián. En ese momento muchas comunidades pudieron saludar y hacer entrega de sus presentes al Obispo quien compartió alegremente con los laicos y consagrados presentes. La ceremonia religiosa, que por primera vez se realizó fuera de la Iglesia Catedral, fue transmitida para el Valle del Aconcagua por Radio Encuentro FM y en cadena con la radio de la Parroquia de La Ligua.

 

Escríbanos sus comentarios o sugerencias a:
contactos@parroquialaligua.cl

Redes Sociales

Radio On Line