Hijo de La Ligua fue ordenado Presbítero

Diego López Encina fue ordenado presbítero por el Padre Gonzalo Bravo Álvarez, Obispo de San Felipe de Aconcagua, en la Eucaristía celebrada el sábado 07 de noviembre en la Iglesia Catedral, la que fue transmitida por las redes sociales y Radio Santo Domingo FM.

La celebración eucarística se efectuó según los protocolos y requerimientos de la autoridad sanitaria, lo que significó que Diego estuviera acompañado por familiares directos, amigos y sacerdotes, llegando a un aforo máximo de 50 personas.

En su homilía, el Padre Gonzalo manifestando que este acontecimiento es una gran alegría para la Iglesia y agradeció por este momento. También se refirió a una novedad para la Diócesis, porque se realizó una proclama en todas las comunidades donde P. Diego ha servido, lo que significó que llegaron cientos de cartas que hablaban del cariño, de la cercanía a los enfermos, a los niños, de respeto a los adultos mayores, de su piedad, del servicio realizado  formando personas para su primera comunión, dejando un testimonio  de la ternura del Amor de Dios, en la vida de cientos de personas.

En su homilía el Padre Gonzalo agregó: “Consuelen a mi pueblo, fue el lema escogido por Diego, Israel estaba en el exilio, se le cayeron todas la seguridades, e Isaías se encontraba solo pero a la vez lleno de un espíritu de esperanza, y dice <<consuelen, consuelen a mi Pueblo>> lo que significa que es consolar con todo el corazón, con toda el alma, todo tu amor y con todo tu dolor, y eso es para todos nosotros, porque el pueblo que nosotros servimos no es nuestro sino que es de EL. Diego nunca más deseo de poder, nunca más deseos de dinero, nunca más individualismo, tu tienes que ser el cincel que esculpe nuestra santidad”.

Uno de los momentos más significativo del Rito de Ordenación, fue cuando el Obispo Diocesano impuso las manos sobre el Padre Diego, gesto replicado por los presbíteros presentes en la Liturgia; posteriormente el Padre Francisco Plaza con la ayuda de los padres de Diego, revistieron al nuevo sacerdote con la estola y casulla. Luego de ser revestido el Obispo Diocesano ungió las manos del Neopresbítero con el Santo Crisma, para luego hacerle entrega de la ofrenda del Pueblo de Dios.

Tras el abrazo de paz del Obispo Diocesano, fue presentado a la comunidad, momento que los presentes dieron un aplauso de cariño.

Palabras del Padre Diego a la comunidad

Al finalizar la celebración el Padre Diego manifestó: “quiero dar gracias y agradecer por tanto cariño que muchas veces inmerecido, saludos a quienes hoy están acompañándome de manera presencial y aquellos que nos ven por las redes sociales. Gracias porque soy sacerdote y esto no es una obra de magia es solo Fe, la misma Fe que renové al inicio de esta Eucaristía. Quiero agradecer al Señor por mis Padres por su amor, por sus esfuerzos conmigo, gracias por la fe y testimonio de todas las personas que han estado presentes en mi vida”.

Noviembre 10, 2020